Las empleadas de Limpiezas Victoria desamparadas con conocimiento del Gobierno

Compartelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Partido Comunista de Canarias (PCC) e Izquierda Unida Canaria (IUC) denuncian la situación de desamparo de las trabajadoras de la empresa Limpiezas Victoria

Miembros de la dirección de IUC Tenerife y el PCC Tenerife con las empleadas de Limpiezas Victoria

Miembros de la dirección de IUC Tenerife y el PCC Tenerife con las empleadas de Limpiezas Victoria

Santa Cruz de Tenerife a 14-03-2017.- La pesadilla de las empleadas de la empresa Limpiezas Victoria comenzó hace 4 meses, cuando tras el fallecimiento de la dueña quedan totalmente desvalidas, haciendo sus jornadas como si nada hubiese pasado pero sin cobrar un solo euro, sin seguridad social y por tanto sin cotización. Son alrededor de 300 las afectadas que limpian infraestructuras de dominio público como puede ser Cabildo y la red de museos de Tenerife, pero también en Las Palmas, La Gomera y El Hierro.

Reunidas con ambas formaciones (PCC e IUC) confiesan sentirse abandonadas tanto por los sindicatos como por los políticos que ya conocen su delicada situación. De los primeros buscaron apoyo para realizar una huelga, pero lo único que obtuvieron fueron promesas de subrogaciones que nunca se materializaron, y de los últimos, específicamente de Carlos Alonso, las gracias por limpiar sin cobrar.

Si bien es cierto que Podemos planteó una pregunta en el pleno del Cabildo, está claro que ha sido ignorada por el gobierno presidido por Carlos Alonso, ya que la situación no ha variado y muchas han tenido que buscar fuentes de ingresos extra por otras vertientes, provocando que en lugar de 8 horas de trabajo diarias, trabajen hasta 12 y 13 para cubrir sus necesidades básicas.

Las organizaciones de izquierdas recuerdan tanto a sindicatos como a los propios grupos políticos de Cabildo y Gobierno de Canarias que el sector de la limpieza es uno de los más precarizados y con más mano de obra femenina. Atentar contra sus derechos de esta manera es una forma más de violencia económica y machista que se cierne sobre las mujeres que ejercen esta profesión y que ahora mismo viven con el miedo de ser despedidas sin derecho a una indemnización ni subsidio de desempleo.