IUC hace constar que el informe de la CEOE-Tenerife evidencia la falta de planificación política de la isla

Compartelo
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Alberola rechaza completamente que se vuelva a confiar en el sector de la construcción para darle un empuje a la economía ante la caída de los datos referentes al turismo

Santa Cruz de Tenerife a 1-10-2018. Presentado recientemente el informe de coyuntura económica por parte de la patronal en Tenerife, se refleja que el peso de la recuperación económica recae de nuevo en manos del sector de la construcción. Como ya advertía la formación de izquierdas hace años, el turismo por sí mismo no crea una sociedad sostenible que pueda abastecerse a sí misma, sino que depende de la coyuntura socioeconómica del entorno y en ninguno de los casos es aplicable las medidas que se han tomado hasta ahora para poder modificar esta relación.

En palabras del Coordinador Insular, Saul Alberola, “su intención es protagonizar una y otra vez la película de regreso al futuro, inflando cada vez que se ven en la cuerda floja una nueva burbuja que oculte las verdaderas necesidades que demanda la gente a pie de calle. El Cabildo de Tenerife se ha llenado la boca con planes de aquí a 2030, pero la realidad es que el único plan que tiene en mente para protagonizar un cambio en el modelo productivo es la introducción del gas a través de los puertos de la isla”.

Es necesario un debate social sobre qué tipo de modelo económico se debe instaurar en las islas para erradicar las altas tasas de precariedad. Desde IUC en Tenerife se propone un modelo sostenible respetando la vida sostenible de las personas y el entorno natural que proporciona tanta riqueza. Según Alberola, “hemos desaprovechado hasta ahora planes como el EmpleaVerde del Ministerio en el que compaginar nuevos modelos de economía productiva, empleo y formación en nuevas tecnologías de I+D+I, por ello necesitamos elaborar un Plan Territorial especial de protección integral y ordenación del litoral que prevea la recuperación del litoral y del dominio público marítimo terrestre que se combine con un programa de adecuación a nuevos tipos de energías a desarrollar en la isla”.

El parón sufrido a consecuencia de la adaptación de la administración pública a la nueva ley de contratación debe ser el punto de inflexión para iniciar un nuevo cambio y redundar una y otra vez en los sectores tradicionales que han demostrado empíricamente que no funcionan. A final de año habrá otro repunte cuando se terminen de desbloquear las licitaciones, dentro de un misceláneo electoral con la vista puesta en mayo de 2019.