IUC en el Valle de Güímar rechaza la subestación eléctrica

Compartelo
  • 45
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La subestación eléctrica ya fue rechaza en el año 2015 por el Supremo, después de que se presentaran varias alegaciones por parte de colectivos sociales y políticos

Santa Cruz de Tenerife a 22-01-2019. El proyecto denominado línea aérea-subterránea de transporte a 220 kV doble circuito subestación Caletillas-subestación El Rosario, de Red Eléctrica Española, en los términos municipales de Candelaria y El Rosario (expediente SE:2010/149), vuelve a ser motivo de rechazo en el Valle de Güímar después de que se anunciara el pasado 2 de enero las actas previas de expropiaciones para llevar dicho proyecto a cabo.

El nuevo parque  estará unido con el actual mediante un doble circuito, una línea de alta tensión de doble recorrido y subterránea, lo que perpetuará la actividad de esta industria en esta zona en contra de la recogido en el PGO de Candelaria y en contra del PIOT.

Izquierda Unida Canaria (IUC) en el Valle de Güímar, conformada por las asambleas de Arafo, Güímar y Candelaria, reiteran una vez más la inviabilidad de este proyecto en Las Caletillas, alegando que supone un grave atentado paisajístico y medioambiental que perjudica, además, de manera muy directa a la población que habita en ese lugar.

La zona residencial de Las Caletillas está junto a la central térmica, al otro lado de la calle, y muy cerca de donde pretenden instalar la subestación eléctrica, por lo que la ampliación de la industria actual supondría un riesgo importante para la población residente. Además, hay que añadir la cercanía de la autopista TF-1, dos empresas de distribución de combustible, gasolineras, y un establecimiento de comida rápida que es visitado por cientos de personas a diario.

El Valle se encuentra ante un problema de salud pública. En la actualidad, la concentración de Ozono Troposférico, Dióxido de Azufre y Dióxido de Nitrógeno supera lo recomendado en relación a los valores límites establecidos en la Directiva 2008/50 en prácticamente todas las estaciones del valle de Gúímar y en los núcleos de población más cercanos. La orografía del terreno y los vientos harían que toda la contaminación generada se concentre en una zona de medianías muy poblada y cerrada por las laderas.  De manquera que la moción aprobada en su día en Candelaria para solicitar un estudio epidemiológico sobre el impacto de la contaminación de la central térmica en la salud de los vecinos se sigue incumpliendo.

La formación de izquierdas insiste en que precisamente esta localización cumple con los requisitos para instalar fuentes de energía renovable, menos contaminantes y más respetuosas con el entorno. Por eso, las asambleas del Valle de Güímar proponen que se deseche este proyecto y se invierta en energías verdes.