“LA LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA, SIGUE SIENDO LA LUCHA POR LA IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES.”

Compartelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En diciembre de 2014 se cumple diez años de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de género. Desde su puesta en marcha es indudable que han habido avances, pero también constatamos que no han sido suficientes. Se está muy lejos de lograr que los casos de asesinatos machistas y de violencia en general se reduzcan, Y hoy es alarmante el aumento de estos casos entre la población adolescente y joven. De Integral, ha tenido también más bien poco, unos escasísimos presupuestos del Estado para 2015 que alcanza sólo el 0,0005% del total y si tenemos en cuenta además que en ningún otro Ministerio existen partidas para atajar esta lacra social, realmente ¿se está considerando como un problema de Estado y de salud pública como así la ha definido la OMS, la violencia machista? ¿Está en la agenda política como prioritaria para su erradicación?

La valoración del trágico balance a lo largo de este año, (con 47 asesinatos según las estadísticas oficiales) parece indicar lo contrario, el descenso en las denuncias por temor a no encontrar a un empleo y verse sin recursos de una parte, y por otra la poca confianza depositada en el sistema, está siendo uno de los factores claves como indicador a la hora de poner en marcha políticas de atención y protección.

Pero la violencia machista no son sólo los actos que se producen entre las parejas o exparejas, también los son las violaciones, las agresiones sexuales, el acoso sexual en el trabajo, las vejaciones verbales, los productos culturales que sitúan a las mujeres como simples objetos sexuales.

Antes estos casos, no basta el lamento institucional, se tiene que combatir con recursos económicos, humanos y materiales. Medidas que además contrarrestre el consentimiento de una parte de la sociedad a estas prácticas, No se puede permitir que no se actúe de manera decidida a acabar con la violencia contra las mujeres, con las desigualdades y discriminaciones machistas, que atenta contra la mitad de la población. Se tiene que actuar desde todos los ámbitos y en todos los frentes. No es un asunto de mujeres es un asunto de hombres y mujeres por una vida sin violencias que permita a las personas desarrollarse libremente como así se exige desde todos los estados democráticos.

La igualdad real se construye a partir de una voluntad política firme y decidida a tomar en serio el problema, y poner medidas desde la prevención, a partir de una educación afectivo-sexual a todos los niveles educativos que facilite desarrollar una sexualidad basada en el respeto y la igualdad real entre mujeres y hombres, en el aprendizaje de la resolución de conflictos sin violencia, en la enseñanza en valores de igualdad y equidad, en la producción cultural basada en patrones igualitarios y no discriminatorios, en la producción de juegos no sexistas, en el control de la publicidad que atente contra la imagen y los derechos de las mejores. Pero la prevención no es suficiente, también lo es la atención desde el plano judicial en que se contemple otras formas de violencia y se garantice la protección de las mujeres y de sus hijos e hijas , el empleo como recurso necesario para la autonomía y la independencia, o el derecho a la vivienda,

Por eso, exigimos que se destinen los recursos económicos, materiales y humanos destinados al desarrollo de políticas de igualdad activas, integrales y participativas, por la consecución de una sociedad libre de violencia de género. Desde IU Tenerife apoyamos los actos y movilizaciones que convoca el Foro contra la Violencia de Género de Tenerife y en este sentido hacemos un llamamiento a la ciudadanía a participar de la manifestación que convocada para el 25 de noviembre a las 19.00 h desde la Plaza de la Candelaria.

Sólo queda abandonar el sillón para echarnos a la calle mujeres y hombres, como tantas manifestaciones de indignación hemos visto. Gritar fuerte y claro BASTA YA

 

Área de la Mujer de IU